Estás leyendo esto, así que te doy las gracias por visitar mi espacio. Mi nombre es Andrea y soy fotógrafo de bodas en Cantabria. Cómo he llegado aquí es lo que quiero contaros en este apartado.

La primera cámara que empleé fue la Voigtländer de mi abuelo que ya entonces gastaba casi 40 años de obturaciones. La cámara que ha registrado absolutamente todos los momentos vividos por mi familia hasta 1990. Mi primera foto se la hice a mi abuela en los Jardines de Pereda, durante uno de los primeros paseos que dimos ya sin él, mi abuelo. Yo tenía 8 años y no olvidaré ese momento jamás. Podía coger su cámara, hacer una foto libremente. Aquella foto era un símbolo, un adiós, un gracias por todo, un comenzamos sin ti y a ver qué pasa.

Con mi primer sueldo como interiorista compré mi primera cámara réflex digital. Desde entonces hasta hoy he seguido un proceso autodidacta apasionante y complicado, he asistido a talleres, workshops, ponencias, y he estudiado todo lo que hubiera debido aprender en una escuela de fotografía en otro momento de mi vida. No me importa. Estoy donde quiero estar y también sé donde quiero llegar.

Amo lo que hago, lucho por mejorar cada día. He descubierto que puedo narrar historias verdaderas y sentirlas como mías. He vivido la emoción de ser testigo de momentos únicos y creo de corazón que no podría tener un oficio más bonito.

De nuevo gracias por visitarme.

Andrea